Algunos números sobre la forma extraordinaria de la misa en el mundo
Correo 13
Imprimir Mandar a un amigoPartagez sur TwitterPartagez sur Facebook

 
 
Desde pasado verano, muchos han sido los balances propuestos sobre los tres primeros años de aplicación del motu proprio Summorum Pontificum. En efecto, en la carta que acompañaba el MP, el Santo Padre invitaba a los obispos de todo el mundo “a escribir a la Santa Sede un informe sobre vuestras experiencias, tres años después de que entre en vigor este Motu Proprio”. Dentro de ese marco, la Federación Internacional Una Voce presentó, recientemente, su tercer informe anual a las autoridades romanas.

Con base en el trabajo realizado el último verano por nuestra edición francesa, Paix Liturgique propone, en este comienzo de 2011, un estudio sobre estos tres años durante los cuales la liturgia tradicional volvió a la vida de la Iglesia universal. Dejando de lado la cuestión, tantas veces polémica, de las celebraciones rehusadas a los fieles, decidimos considerar sólo la situación de las misas efectivamente celebradas según el Motu Proprio Summorum Pontificum.

Nuestro estudio abarca cerca de treinta países donde el catolicismo cuenta con mayor presencia. No se trata de un simple recuento, sino de una clasificación de las celebraciones de la forma extraordinaria del rito romano según su horario y regularidad. De algún modo, se trata de un balance cualitativo mundial de la aplicación del Motu Proprio del 7 de julio de 2007.

El criterio de referencia adoptado fue la misa dominical semanal en un horario accesible para las familias. Porque para que la misa pueda estar en el corazón de la vida de los fieles, es necesario que puedan asistir juntos. Por ello, a pesar de las diferencias culturales de un país a otro, consideramos como apto para las familias y de aplicación universal el horario entre las 9 y las 12 horas.


I – El estado de las misas existentes



Nuestro estudio, cuya fecha de cierre operó el 14 de septiembre de 2010, o sea, el aniversario de los tres años de entrada en vigor del MP, abarca los siguientes países: España, Portugal, Irlanda, Suiza, República Checa, Alemania, Italia, Gran Bretaña, Polonia, Francia, Benelux, Hungría, Austria, Canadá, Estados Unidos, Méjico, Colombia, Chile, Brasil, Argentina, Australia, India, Filipinas, Nueva Zelandia, África del Sur, Gabón y Nigeria.

En cada país, consideramos por lo menos dos fuentes, una de las cuales, necesariamente, fue un blog o un sitio internet local.

En total, relevamos 1444 lugares de celebración de la forma extraordinaria del rito romano:
- 340 ofrecen, en el mejor de los casos, la misa durante la semana
- 313 ofrecen, en el mejor de los casos, una misa dominical, pero con un ritmo irregular y no semanal
- 324 ofrecen la misa todos los domingos, pero en un horario no accesible a las familias
- finalmente, 467 ofrecen la misa dominical semanal en un horario cómodo para las familias.

Si consideramos el cuadro y el gráfico 1, constatamos que hay una misa dentro de un horario familiar cada 3 lugares de misa (32,3%), donde es posible, por cierto, que se celebren otras misas en otros horarios. En efecto, en cada lugar de misa, sólo tomamos en cuenta la misa celebrada en las condiciones más favorables de día y horario, es decir, la del domingo en un horario accesible para las familias, allí donde la haya.

Este recuento muestra que existe un margen de progresión que puede explotarse con facilidad para dar mayor eficacia a la aplicación del MP y satisfacer más generosamente las necesidades de los fieles: transformar las 340 misas celebradas durante la semana en misas dominicales, transformar las 312 misas dominicales no regulares en misas dominicales semanales, y, finalmente, ¡poner las 324 misas dominicales semanales celebradas en horarios complicados en un horario accesible!


II – Comparación con las celebraciones de la FSSPX

Muchas veces, demasiadas, y no sólo entre los adversarios del Motu Proprio, se oye decir que la institución de la liturgia tradicional como “forma extraordinaria del rito romano” efectuada por Benedicto XVI, tenía como objetivo satisfacer a los “lefebvristas”.

Convencidos no sólo de que el Soberano Pontífice promulgó el MP porque “nos hace bien a todos conservar las riquezas que han crecido en la fe y en la oración de la iglesia y darles el justo puesto”, como escribió en su Carta a los Obispos del 7 de julio de 2007, sino también de que la Fraternidad Sacerdotal San Pío x (FSSPX) representa sólo una minoría de los fieles sensibles a la liturgia de San Gregorio Magno, quisimos medir la relación existente entre la cantidad de celebraciones dependientes de la FSSPX y la de los lugares de misa en plena comunión con Roma. el cuadro 2 y el gráfico 2 ilustran esta relación.



Por 1444 lugares de misa “romanos”, nuestro estudio censó 690 lugares de misa FSSPX. Es decir, 2 misas romanas cada una “lefebvrista”. En tres años, la forma extraordinaria ya ha alcanzado a un público dos veces mayor que el vinculado con la FSSPX. Desde luego, parte de este público era anterior al MP de 2007 y gozaba de los servicios de las comunidades Ecclesia Dei. Pero el resultado no es menos elocuente.

No obstante, si se consideran las misas dominicales celebradas en horario normal, la relación es menos convincente, puesto que la FSSPX ofrece 332 misas comparadas con las 467 misas “romanas”. El desfase que hemos puesto en evidencia en nuestra reflexión anterior se confirma aquí, a la luz de la dedicación pastoral de la FSSPX a sus fieles. Uno de los ejes del trabajo de Paix Liturgique durante 2011 será ayudar a subsanar este desfasaje, para que la misa dominical en un horario accesible a las familias sea la medida justa de una aplicación realmente caritativa y fraternal del MP Summmorum Pontificum.